viernes, 4 de marzo de 2011

"-Así que yo debería estar en Slytherin - dijo Harry, mirando con desesperación a Dumbledore- El sombrero seleccionador distinguió en mí poderes de Slytherin, y...

-Te puso en Gryffindor -dijo Dumbledore reposadamente- Escúchame Harry. Resulta que tú tienes muchas cualidades que apreciaba Slytherin en sus alumnos cuidadosamente escogidos: su propio y rarísimo don, la lengua pársel...inventiva...determinación...cierto desdén por las normas -añadió mintras le volvía a temblar el bigote- Pero aun así el sombrero te colocó en Gryffindor.
Y sabes porqué fue. Piensa.

-Sólo me colocó en Gryffindor- dijo Harry con voz de derrota- porque yo le pedí no ir a Slyterin...

-Exacto- dijo Dumbledore, volviendo a sonreir- Eso es lo que te diferencia de Tom Riddle. Son nuestras elecciones, Harry, las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades."



----------------
de "Harry Potter y la cámara secreta", de J.K. Rowling, página 285 en la edición en castellano

2 comentarios:

  1. La última oración de Dumbledore la tengo casi como un mantra, son nuestras elecciones.

    ResponderEliminar