sábado, 30 de julio de 2011

Me han dicho que tengo linda voz, pero debe ser porque no era de mañana. Tampoco era un día en el que son las 2 de la tarde y aún no hablé con nadie. Ahí puedo llegar a parecerme a Tom Waits después de una botella de Whiskey o a la que cantaba It's a Heartache, Bonnie algo. Sin el talento de ninguno, por supuesto.
Anoche soñé que Britney venía a tocar al gimnasio de mi pueblucho sureño. Mientras hacía playback la música se corta y la pobre queda en evidencia. Digo la pobre porque ya sabemos que hace playback y aún así la gente la trata para el orto. La veo sentada al lado del poste que sostiene la red de voley y le escribo en una hoja rayada de cuaderno berreta que "don't worry, no one can dance like that and sing". En realidad lo intento, no se me entiende nada. Me acerco a ella igual y, con toda mi emoción con dejo adolescente, las piernas que tiemblan y las lágrimas que se pelean por salir, se lo entrego. Ella sonríe amablemente, me firma la hojita y me despacha. Era tan linda pero tan forra. O forra no, pero no me abrazo, ni lloro, ni nada como en mis otros sueños me lo he imaginado. Tendría que haber seguido escuchando a Christina Aguilera.

Siento olor a asado y me quiero morir.

3 comentarios:

  1. En el cine la han tratado mal, en una de Austin Powers y en El hijo de Chucky, con ella haciendo de si misma. Lo que revela cierto sentido del humor. No está mal que en el sueño te haya firmado un autografo.
    He tratado de soñar con las integrantes de No lo soporto (me gustán) y no lo he logrado.

    ResponderEliminar
  2. Admiro a la gente que puede tener sueños elaborados.

    Los míos son de un presupuesto demasiado exiguo. :p

    ResponderEliminar